Feeds:
Entradas
Comentarios

-Siento que este lugar me hace ser cada vez peor persona.
-¿Y no has pensado que eres tú la que hace que este lugar sea mejor cada día?

Que el mundo se rompa mientras tú me abrazas,
que sólo quien tiene puede regalar,
no hay gozo sin llanto, rosa sin espinas,
confienso en tu esquina que vivo por ti…

Detrás de los espejos rotos | Doctor Deseo

El lujo de sentir

Y de repente un día decides dejar de seguir evitando el dolor.

Dejas de buscar alternativas para que deje de doler.

Y te quedas ahí. Quieta.

Vas a permitirte el lujo de sentir.

Y dejas que salga. Que te inunde. Que se quede a vivir contigo.

Y sabes que el dolor no es para siempre.

Que se irá.

Y que cuando se vaya serás más fuerte

y haber dejado de huir habrá merecido la pena.

Porque eso significará que por fin te has encontrado.

 

Una locura preciosa

Un día se fue diciendo algo que no entendí,

supongo que por eso empecé a escribir.

Me dijo: no me estoy yendo,

sólo soy un fantasma de todo lo que nunca tendrás.

Maldita zorra. Maldita zorra loca.

 

Estaba loca, joder, estaba loca.

Tenía en su cabeza una locura preciosa.

¿Cómo no iba a perder la puta razón por ella?

Elvira Sastre

Y no hay más

Si no te digo te quiero,

es porque te quiero.

Entiéndelo, corazón,

que se me da fatal

hablar del pie del que cojeo.

 

Sergio Carrión

Te despides con sabor agridulce, me quedo pensando si de verdad merecerá la pena este jardín con flores o si las flores están secas y nos empeñamos en regarlas.

Y es entonces cuando todo se convierte en pesadilla. No me dejas dormir, los sueños que me invaden me piden que apague las luces de este triste teatro, que echemos el telón y abandonemos el escenario.

Te odio en sueños mucho más de lo que lo hago despierta, me traiciona el subconsciente y al despertar no se si te odio por lo que haces o por lo que sueño.

Y es por la mañana, al despertar, cuando no distingo si esto es fantasía o realidad.

Quizás no existas.

-Hoy venías con ganas de guerra.

-Y tú eres pacifista.

Sin salida

Huir al sitio equivocado es seguir estando preso.

 

Benjamín Prado

Quien no tiene secretos

nunca tendrá piedad.

BENJAMÍN PRADO

Me pregunto a donde irán a parar todas aquellas medias verdades
que nunca completamos por miedo a fracasar,
a donde irán todas las palabras que nos guardamos dentro de nosotros
en vez de decírselas a quien las desea escuchar.

Te preguntas si será verdad la mentira que oculto con mis manos,
si existe algo más allá de ti y de mi que es inalcanzable,
una verdad insoportable, una media verdad incómoda
-o más directamente- una mentira.

Sonries al pensar que no hay nada cierto en todo lo que digo,
que siempre oculté una parte de verdad en cada mentira
y que cada mentira tuvo siempre algo de verdad.

Sonrío y te pregunto si todo lo que ves es real
o tienes miedo de que algo ya no exista.
Me miras suplicando que te diga la verdad.

Me acerco a ti y te susurro: “quien no tiene secretos
nunca tendrá piedad”.

-No se trata de si es mejor o peor -dijo el seño Honda. Carraspeó y lanzó un esputo en un pañuelo de papel. Después de mirarlo unos instantes, arrugó el papel y lo echó a la papelera.- No es el tipo de cosas en que pueda decirse qué es lo mejor y qué lo peor. No se debe oponer resistencia a la corriente: hay que ir hacia arriba cuando hay que ir hacia arriba, y hacia abajo cuando hay que ir hacia abajo. Cuando debas ir hacia arriba, busca la torre más alta y sube hasta la cúspide. Cuando debas ir hacia abajo, busca el pozo más profundo y desciende hasta el fondo. Cuando no haya corriente, quédate inmóvil. Si te opones a la corriente, todo se seca. Si todo se seca el mundo se ve envuelto por las tinieblas.”Yo soy yo, él es yo, atarceder de otoño”. Cuando renuncias a mí yo existo.
-¿Estamos ahora en uno de esos momentos en que no hay corriente?-preguntó Kumiko.
-Sí, ahora no la hay -dijo el seño Honda asintiendo para sí.- Por lo tanto, debe quedarse quieto. No debe hacer nada.
(…)
-Es duro esperar a que salga la corriente.Pero cuando se tiene que esperar, se tiene que esperar. Mientras tanto es mejor hacer como que se ha muerto uno.

-¿O sea que ahora es mejor que esté muerto? -pregunté.

-Exactamente -dijo-. Solo muriendo flotas sobre la corriente.

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo | Haruki Murakami.