Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 noviembre 2011

Decía mi abuela: “los de fuera siempre vienen tarde”. Siempre lo decía cuando estaba esperando algo de alguien, alguien que le había dicho que se pasaría por su casa a arreglarle cualquier cosa. Y yo siempre le contestaba: “pero les necesitas, porque tu estás dentro y no puedes arreglarlo”. Y ella insistía: “sí, pero siempre vienen tarde”.

Y al final llegábamos a las mismas conclusiones de siempre: si quieres algo bien hecho, hazlo tú mismo, no esperes nada de los demás para no llevarte disgustos…Pero el resultado era siempre el mismo: necesitas que esa persona, por muy tarde que sea vaya a tu casa.

Necesitas que esa persona entre en tu vida. Aunque sea tarde y aunque sea mal. Porque las personas no siempre vienen cuando queremos. Porque no podemos hacerlo todo solos y al final necesitamos de los demás. Porque si alguien viene siempre cuando se le llama y nunca se retrasa, no es que venga de fuera y no venga tarde, es que no se ha ido. Es que está viviendo áhí, y por vivir ahí nunca llega tarde. Ya está ahí. Aunque no queramos verlo o haga como que no está.

Necesitamos a esos que van a venir tarde. Por muy tarde que vengan. Y queremos estar con los que están dentro porque siempre vienen y además, nunca tarde.

Queremos estar con las personas que viven con/dentro de nosotros porque siempre van a estar ahí, pero eso no impide que siempre, aunque no nos demos cuenta, estamos esperando a alguien más. Ni siquiera sabemos que les estamos esperando, pero más pronto que tarde vendrán. Y será por un tiempo más o menos largo, para dos días, dos años o toda una vida. Pero vendrán. Porque aunque no lo sepamos, les necesitamos. Porque aunque ellos no lo sepan, les necesitamos.

Porque al final todos ocupamos nuestro lugar en el mundo. Por mucho tiempo que tardemos.

Abuela, tenías razón: los de fuera siempre vienen tarde. Pero vendrán. Te lo prometo.

Anuncios

Read Full Post »