Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9 junio 2011

Ahora que estoy al final del camino, me están entrando las dudas, me está entrando pánico y me está entrando miedo. Estoy confusa, desorientada y dando tumbos, aunque pueda parecer que todo está muy claro. Y en realidad, hasta hace unos días, lo estaba. Pero ahora ya no. Algo ha cambiado. No se si el cambio ha venido de mí o de fuera, pero algo ha cambiado. Y lo que ha cambiado es que se me ha metido el miedo entre los huesos.El miedo me ha calado los huesos y me ha dejado una capa de incertidumbre sobre la piel.

Nostalgia del tiempo en que todo tenía respuesta,
en que era más largo el verano y más pequeño tu mundo.
Y yo te diría que las cosas van a marchar bien..

El hueco en el que anido | Ismael Serrano

 

Read Full Post »

Porque en medio de todas las obligaciones, seguimos teniendo derecho a la nostalgia, al recuerdo y a la desesperanza. Porque cuando eres feliz, la felicidad te invade en todos los momentos de tu vida, incluso en aquellos en los que piensas que no lo eres tanto. Porque la felicidad es permanente pero la alegría no. Porque siendo feliz, uno puede permitirse abandonarse a la nostalgia, al desamparo y a la sensación de necesitar algo o alguien. Porque no somos máquinas perfectas y por eso, la felicidad tampoco es perfecta. La felicidad tiene fisuras que se abren por el paso del tiempo, de las personas, por los días no tan soleados. Fisuras que siempre cierran, pero que no significa que no vuelvan a abrirse. Fisuras que nos recuerdan que estamos vivos, que el sufrimiento, el dolor y el desamparo están tan intrínsecamente unidos a nosotros como la alegría, la esperanza y la calma. Porque aunque a veces no haya derecho a estar mal por todo lo bueno que nos rodea, no podemos evitar sentir, por unos instantes, que el mundo puede venirse abajo. Pero no es miedo lo que se siente, sino la esperanza de saber que uno no puede hundirse más y que no queda más remedio que empezar a subir. A recuperarse. Porque uno es feliz durante su vida, pero el hecho de vivir deja secuelas.

La vida tiritando en una estrella,
luciérnagas que tiemblan en tu pecho,
los restos de un naufragio,
andamio que restaura los recuerdos,
el cielo en el que sueñan los cautivos.

Ellas | Nach e Ismael Serrano

Read Full Post »