Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 diciembre 2010

Yo le vi

Le han visto inventarse miles de historias,

miles de sonrisas y miles de esperanzas.

Le han visto subido en los tejados, en los bares,

en las calles y en las ventanas de los hospitales.

Le han visto rozar el viento con sus dedos

y la lluvia con las manos y el pelo.

Le han visto llorar de tristeza y de alegría.

Le han vendido la magia en frascos,

la mentira en cofres y el miedo enlatado.

Le han visto pasear por las calles

de una ciudad inventada o que al menos,

nunca existió.

Le han visto pasear por tu ciudad en Navidad.

Y dice que volverá a hacerlo todos los años,

y que Feliz Navidad. Sí, sí. Para ti.

Anuncios

Read Full Post »

Si estoy escribiendo esto, es desde luego porque no estás cerca. Y no creo que signifique que teniéndote cerca, la posibilidad de escribir o de pensar no exista, sino que el poco espacio que tengo entre el debo y el quiero me empeño en pasarlo contigo. Aunque sean pocos segundos, aunque solamente sea verte bajar del cercanías y que caminemos hacia otro donde nos separamos. Que este año no está siendo lo que esperaba es cierto, pero también lo es que estoy descubriendo cosas maravillosas, como esta ciudad a la que cada vez me cuesta más decirle un adiós definitivo y como el hecho de que estás asombrosamente cerca. Solamente saber que estás a 25 minutos en metro es más que suficiente para cubrirlo todo con uan fina capa de seguridad.

La Navidad está llegando y estoy tan metida en otras cosas que forman parte más del debo que del quiero que me he saltado por alto todos los sentimientos que por estas fechas solía tener. Que la navidad esta cerca es algo que no he sentido todavía. Mi casa está demasiado lejos, quedan muchos días aquí y muchas cosas por delante que tengo que hacer.

Pero a veces me invade ese optimismo que te empeñas en infundirme cada día. Soy consciente de mi situación, se donde vivo, a dónde voy y qué quiero encontrarme por el camino. Soy consciente de que esta ciudad me ha brindado un millon de oportunidades al igual que ha hecho desaparecer otras tantas y cada vez le he ido cogiendo más aprecio, me ha ido llenando más. Y en los días más apagados en los que no parece verse claridad, la posibilidad de pasear por estas calles es indescriptible. Porque me encanta el ruido de los coches, la gente al pasar y el ambiente que se respira los sábados por la mañana cuando sale el sol. La calle es un trasiego de gente que viene y va, de turistas que por primera vez pisan Madrid y de turistas expertos que se la conocen incluso mejor que yo. La ciudad despierta en medio de la espectación porque miles de personas han venido a compartirla. A compartirla con todos los que estamos aquí aunque ellos no lo sepan.

Si ya me gustaba esta ciudad, has hecho que ahora me fascine.

Read Full Post »