Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7 mayo 2010

Lo antiguo

60 días. Según en qué ocasión pueden ser muchos días. Pero cuando son los últimos sesenta días, lo único que se puede hacer es sonreir. Porque lo has conseguido, porque lo hemos conseguido, y porque seguimos consiguiéndolo. En sesenta días muchas de las cosas que ahora lamentamos habrán desaparecido. Muchas de esas cosas no las echaremos de menos, nos alegraremos de que hayan pasado y nos reiremos de todas esas veces en las que un poco, la situación nos superó y de otras tantas en las que supimos hacer frente con miles de tonterías.

Lo nuevo

Porque en sesenta días nuestras vidas darán un giro, de al menos, 180 grados. Lo sabes y lo se. Llegan nuevos vientos de poniente que nos refrescarán la cara, nos indicarán un nuevo lugar a donde ir. Llegan nuevos tiempos para los soñadores, nuevas esperanzas, nuevos objetivos. Llega nuestro momento.

Presente

Sesenta días.

Pasado

Cuatrocientos días.

Futuro

Infinito.

De la vida que  soñamos, aún nos queda lo mejor…

Corta el aire | Dorian


Read Full Post »

5 de mayo

Si no se me olvidó aquel 5 de mayo, ¿por qué iba a hacerlo este? Vale que ha pasado otro año, pero es imposible olvidar ciertas cosas. Es curioso, porque soy despistada, tengo mala memoria, a veces se me escapan detalles, soy incapaz de recordar lo que comí ayer o donde estuve la semana pasada. Y lo reconozco, la memoria no es mi fuerte. Pero no creo que el 5 de mayo vaya a desaparecer de mi cabeza tan fácilmente. Podré olvidar todos los cumpleaños del mundo, todas las fiestas, el día en el que vivo. Pero el 5 de mayo no.

¿Por qué tuviste que irte? No es justo, no es nada justo. No es que te eche de menos hoy por la fecha, te echo de menos muchas veces, muchas veces te tengo presente. Pero intento no dejarme vencer, evito pensar en ti. Porque te echo de menos y el recuerdo es demasiado fuerte… Por eso hoy sí me lo permito. Al menos una vez al año renuevo los recuerdos, me dejo vencer por la tristeza, me entrego al sufrimiento de no tenerte, a la sensación de que muchas cosas no volverán a ser lo que eran. Me dejo vencer, abuela. Pero sólo una vez al año. Porque lo necesito. Se que no te gustaría verme así, como estoy hoy, apagada y triste. Pero déjame que esté así aunque solamente sea hoy. Porque el resto del tiempo, aunque te eche de menos, aunque piense en ti, no me dejo vencer.

Hoy, durante todo el día, me acordaré de ti, de los días en tu casa, de los cumpleaños, las fiestas, las risas, la tristeza, tus ganas de luchar, tus riñas cuando no nos portábamos bien, las misas, las tartas, las comidas. Son sólo recuerdos, pero me sirven para tenerte más cerca que nunca.

Hoy, 5 de mayo, pienso en ti.

Read Full Post »