Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 abril 2010

Capítulo I

Madrid es, entre otras cosas, grande. Y como no creo que esté diciendo nada nuevo prosigo. Empezamos A y yo la búsqueda de pisos por esta nuestra ciudad. En principio íbamos a ver dos. LLegamos al primero, cerquísima del Reina Sofía…Pero antes de llegar, perdidas, por supuesto, y después de preguntar a dos polícias, damos una vuelta entera a la manzana para llegar a donde estábamos. Genial. Agotadas, llegamos al portal.

-¿Era el segundo?

-Sí. Llama al b.

-Perdón, ¿se alquila un piso?

-No, aquí no es.

Lo mismo sucede con el a, y el c.

-¿Has llamado al d?

-Sí.

-¿Seguro? ¿Has llamado a todos?

-Que sí…que llame al a, al b…

-Pero al d no…

-Al d sí…

-Al d no…

Llamo al d y pregunto si es ahí donde alquilan. Y sí, es ahí.

Después del lío del telefonillo, vemos el piso y nos dan todas las indicaciones. Una vez visto, cogemos el metro dos paradas hasta el próximo destino: Menéndez Pelayo. Y nada más bajarnos del metro decidimos que no queríamos vivir ahí. Llamo para preguntar donde está el piso. Estamos, nuevamente perdidas. Y en el portal, cuando casi vamos a subir a verlo, decidimos ir al Plan Alquila, que cerraba a las 8 (eran las ocho menos veinte). Buscamos en el metro la parada Ventilla. Cualquiera que abra un metro comprobará lo tortuoso de la situación. Salimos a correr a la vez, como si fuésemos a salir volando en cualquier momento. Metro hasta Atocha, Cercanías hasta Nuevos Ministerios, metro hasta Plaza Castilla y otra parada hasta Ventilla. Cuando salimos, lógicamente eran las ocho y diez. ¡Bastante rápido lo hicimos! El Plan Vivienda muy colorido, muy bonito, muy grande, y muy cerrado.

Nos sentamos en la acera agotadas.

-Deberíamos ir a la Agencia de Vivienda de la Comunidad de Madrid…

-¿Donde estaba?

-Calle Hortaleza. Cierran a las 9.

Y otra vez, corriendo. Metro hasta Plaza de Castilla y toda la linea 1 para abajo hasta Gran Vía. Esta vez vamos “mejor” de tiempo. Llegamos a menos diez y leemos el cartel. Ayer, hoy, mañana y pasado, no está ahí la oficina. 4 días de 365 días, y nos tiene que tocar a nosotras.

Agotadas, nos fuimos de cañas.

Read Full Post »

Agotada.

Cansada.

Inútil.

Desesperada.

Sin fuerzas.

Sin ganas.

¿Rendida?

Read Full Post »

21

—¡No puedo creerlo! —dijo Alicia.

—¿No puedes? —dijo la reina en tono compasivo—. Inténtalo otra vez; respira hondo y cierra los ojos.

Alicia se rió.

—Es inútil intentarlo —dijo—. Uno no puede creerse cosas imposibles.

—Yo me atrevería a decir que no has practicado lo suficiente —dijo la reina—. Cuando tenía tu edad, siempre lo hacía durante media hora al día. ¡Caramba! A veces me he creído hasta seis cosas imposibles antes de desayunar.

Alicia a través del espejo | Lewis Carol

Lo malo (o lo bueno) que tiene cumplir años es que no te deja elegir el momento en el que los cumples. Sabes qué día es, sabes que a partir de las doce cambias de año, pero es difícil preveer con quien estarás, donde estarás, pero sobretodo, cómo estarás. Somos lo que vivimos, lo que hemos vivido, pero también lo que nos queda por vivir. Somos una imagen de nosotros en el pasado, pero también la silueta que nos marcará en el futuro. Si preveer donde estarás quizás es más probable, porque uno elige el lugar físico donde encontrarse por un largo periodo de tiempo, elegir con quién es más complejo. Porque las personas estamos continuamente abriéndonos a los demás, ampliando los círculos, o incluso cerrándolos. Por eso, a día de hoy me alegro de seguir contando con los que estáis más lejos, con las que seguís aquí, con sus más y sus menos, porque somos más de lo que nosotras pensamos. También me alegro de los que están conmigo desde hace tiempos demasiado lejanos, de los que nunca han dejado de estar, de los que han estado durante mucho tiempo siendo una cosa y ahora son otra (sí, va por ti) y en definitiva, de esa gente, que poco ha ido entrando y que parecen querer quedarse.

Hablé del lugar físico y también de la compañía. Me falta, por tanto, el “cómo estarás”. Quizás esa sea la parte que menos controlamos, la parte que más se me escapa. Estos días no han sido especialmente buenos por un cúmulo de cosas. No he dado la talla con ciertas personas, me he mantenido en ocasiones al margen, no he dado todo lo que se esperaba de mí, y finalmente, la situación me ha superado. No es una circunstancia que eliges, sino que te llega. De repente la tienes delante y debes enfrentarla como puedas. No pasa nada. Quizás ahora me encuentre en el punto de inflexión que me permita volver a retomar el camino que parecía bien marcado. Aprovecharé la circunstancia temporal de hacerme un poco más mayor, para permitirme volver a contemplar la vida con ese optimismo que tú me has enseñado.

Porque si de algo mevan a servir los 21, es para recordarme que la felicidad está más cerca de lo que parece, solamente hay que atreverse a torcer la esquina, a saltar, a cambiar la mirada con la que contemplar el exterior. Porque es un buen momento para salir de mí, para volver a ser yo.

Hoy, 14 de abril, con 21 años recién cumplidos, estoy dispuesta a creerme cosas imposibles.

Feliz cumpleaños.

Read Full Post »

Y no pasa nada

Y se dió cuenta de que la vida no era eso, la vida es caer y levantarse, y volverse a caer y volver a levantarse; la vida es alegrarte los viernes y joderte los lunes, y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace pues no te abrazas y punto, y no pasa nada.

La gran vida (2000)

Por mucho que pretendamos que no pasa nada, pasa. Y lo sabes. Puedes engañarte, puedes fingir que no importa, pero sabes que no es cierto. También es lógico. ¿Por qué no debería pasar nada? Es justo que pase. Nos merecemos que todo esto nos importe. Porque nos importa la situación, nos importan las personas (unas cada vez menos que otras) y nos importamos. Otra cosa distinta es que importemos a las persona que nos importan, pero no podemos obligar a nadie a que le importemos, ¿no? Lo único que podemos hacer es aguantar con lo que haya. Es muy fácil. Abraza a quien te abraza, y si no te quieren abrazar, pues tampoco pasa nada, ¿no? ¡No habrá personas en el mundo para abrazar! Pero desde luego, tampoco me parece justo que formemos parte de algo que ni siquiera sabemos si existe. ¿ Para qué? A lo mejor deberíamos preguntarles si quieren abrazarnos. Y si no les importa. O si les importamos. O todo a la vez. ¿Les importamos? ¿No les importamos? Yo espero que sí. Aunque sólo sea por todo lo anterior, todo lo que hay detrás. De todos modos, tampoco es justo tener que aguantar esta eterna sensación de estar completamente fuera de algo que nos roza, pero no nos llega a tocar del todo. Si existe solución quiero encontrarla. Quiero que la encontremos. Quiero encontrarla contigo. Me importas, quiero abrazarte. Y se que tu a mi también.

Read Full Post »

8 de abril

Canción de aniversario

Porque son ya seis años desde entonces,
porque no hay en la tierra, todavía,
nada que sea tan dulce como una habitación
para dos, si es tuya y mía;
porque hasta el tiempo, ese pariente pobre
que conoció mejores días,
parece hoy partidario de la felicidad,
cantemos, alegría!

Y luego levantémonos más tarde,
como domingo. Que la mañana plena
se nos vaya en hacer otra vez el amor,
pero mejor: de otra manera
que la noche no puede imaginarse,
mientras el cuarto se nos puebla
de sol y vecindad tranquila, igual que el tiempo,
y de historia serena.

El eco de los días de placer,
el deseo, la música acordada
dentro del corazón, y que yo he puesto apenas
en mis poemas, por romántica;
todo el perfume, todo el pasado infiel,
lo que fue dulce y da nostalgia,
¿no ves cómo se sume en la realidad que entonces
soñabas y soñaba?

La realidad -no demasiado hermosa-
con sus inconvenientes de ser dos,
sus vergonzosas noches de amor sin deseo
y de deseo sin amor,
que ni en seis siglos de dormir a solas
las pagaríamos. Y con
sus transiciones vagas, de la traición al tedio,
del tedio a la traición.

La vida no es un sueño, tú ya sabes
que tenemos tendencia a olvidarlo.
Pero un poco de sueño, no más, un si es no es
por esta vez, callándonos
el resto de la historia, y un instante
-mientras que tú y yo nos deseamos
feliz y larga vida en común-, estoy seguro
que no puede hacer daño.

Jaime Gil de Biedma

Read Full Post »

-¿Cuántas primaveras crees que nos quedan?

-Hasta que ni siquiera recordemos que es primavera.

Read Full Post »