Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 enero 2009

The end

El día 8 de Enero bajé a la biblioteca de la Residencia. Estudié y dejé allí mis libros, mis apuntes, mis Códigos, mis cosas. Todos los días he bajado mañanas (excepto las de los exámenes), tardes y también noches (¡y lo que me costaba estar despierta!).
Tenía mi espacio, mi mesa, mi silla.
Y hoy estuve en la biblioteca desde las 6 de la mañana, apurando los últimos momentos antes del último exámen. A las 8 y cuarto recogí todo lo que había en la mesa y dejé el sitio como lo había encontrado. Vacío. Sin nada.
22 días.
Y ahora, todo eso ha desaparecido. Desaparecen las cocacolas a las 16.00, los descansos de las 19.00, el agotamiento de las 21.00 y la vuelta a empezar de las 22.00.
Desaparecen los agobios, los “no voy a llegar”, las dispensas, las malas caras, el mal humor, el “venga que no pasa nada”, las caras de circunstancias después de algunos exámenes, el darte cuenta de todo lo que pudiste haber puesto y no pusiste, la falta de tiempo, de ganas, el cansancio, el dormir poco, el resumir el temario, volverte loca buscando artículos en tropocientos Códigos, los “ten cuidado que han cambiado la legislación” y así infinidad de cosas.
Y terminaron hoy.
Después de la práctica de una hora del exámen de Penal II, se acabó todo.
Y que rara la sensación de no estar ahora camino de la biblioteca…

Read Full Post »

Guardarse la rabia y el enfado con los demás, te hace sentir a ti incómodo por dentro. Pero para que discutir… ¿no?

Veloces a voces, en “Aerolíneas interiores”.

Read Full Post »

Pipsqueak

Cuando alguien te ha querido tanto,
lo que los demás puedan darte se hace insignificante.

Martes breves, en “Aerolíneas interiores”.

Read Full Post »

Corazón coraza

Cuantas mas cosas creo sentir, más me doy cuenta de que realmente no siento absolutamente nada. Hace tanto tiempo que no siento nada por nadie, que tengo el corazón apagado o fuera de cobertura. Tanto tiempo apagado que es tan fácil confundir que me pierdo en sentimientos, en ideas y en sensaciones.
Desconectado. Apagado. Inutilizado. Y sueño con historias y momentos que nunca llegarán. Imagino cuentos, invento sentimientos aunque solo sea por sentirme un poco viva. Pero nada más.
Apagado. Desconectado. ¿Sabré volverlo a utilizar?
Confundiéndolo todo, equivocándome.
Una y otra vez.
3 días para cambiar el orden y la rutina (estudio de 9 a 14h, descanso+comida de 14h a 16h, estudio de 16h a 21h, descanso+cena 21h a 22h y estudio de 22h hasta cierre de ojos) que tan cuadriculada y sistemática hace mi vida.
Esa rutina durante todo el mes. Todos los días mismos horarios, misma rutina. Las demás funciones vitales apagadas, inútiles.
Y ahora a tres días para desmontar todo este aparato que he montado.
En tres días cambiarán los horarios, cambiarán las prioridades y habrá que hacerle frente a lo que venga.

Read Full Post »

Selfishness

Porque en este mundo hay dos tipos de personas: los que adelantan el paso cuando están cruzando un paso de cebra con el fin de recorrerlo en el mínimo tiempo posible, y los que mantienen su ritmo normal.

Veloces a voces, en “Aerolíneas interiores”.

Read Full Post »

Porque cuando llega, lo hace de verdad y arrasando con todo,
sacando el mejor lado de cada uno,
pero también el peor, según se mire.
Llega y es tan inevitable que no se puede parar.
Lo único que se escapa al control de una vida cuadriculada,
lo único que te hace cambiar de forma de pensar, de actuar, de vivir.
Lo único que puede cambiarlo todo, desordenarlo, revolucionarlo.
Porque al final es eso: revolución.
Que puede ir para bien, o por el contrario ir para mal, pero una revolución al fin y al cabo.
Porque además, todos podemos ser parte en esa revolución. Todos.
Y eso es lo que le hace tan especial.
Todos somos tocados por esa revolución y todos por tanto, tenemos posibilidad de dejarnos llevar.
¡Revolución!

Veloces a voces, en “Aerolíneas interiores”.

Read Full Post »

Mess

Porque aunque parezca que seguimos un orden predeterminado,
el orden de la vida lo ponemos nosotros.
Nosotros dividimos el tiempo como mejor nos viene,
vivimos al ritmo que queremos
y jugamos con el tiempo tanto como él nos deja.
Porque aunque el día parece que se divide en mañanas, tardes y noches
podemos jugar con las tres a nuestro antojo.
¿O no?

Veloces a voces, de “Aerolíneas interiores”.

Read Full Post »

Older Posts »