Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 diciembre 2008

Happy New Year (3/3)

Muy típico de estas fechas recordar todo el año vivido mes por mes, día tras día… Pensaba hacerlo pero luego pensé: “¿para qué?”. Creo que todo el mundo que me conozca un poco sabrá mi escasa memoria (olvido lo que comí ayer, si estuviste allí, si recogí tal cosa, ¿había quedado contigo?, llamo 5 veces para recordar el lugar, ¿tú llevabas eso el otro día?, etc.) y mi poca habilidad para recordar. ¿Cómo voy a recordar un año entero?
Solo dedicaré unas palabras al 2008 y a otra cosa mariposa.
Aprovecho también para exponer unos pensamientos que me rondan desde hace algún tiempo en la cabeza. Tratan acerca de lo fácil que me es desprenderme de las cosas, incluso de las personas. Da la sensación de que a veces lo que tenía no me importaba pues perderlo no me supone nada. Yo creo que tiene que ver con mi memoria. Si olvido lo que viví, lo que sentí, porque lo lleno de otras experiencias, es lógico que no me duela ese recuerdo, Tengo mucha capacidad de seguir adelante dejando atrás el pasado que apenas recuerdo. Por eso por muy pocas cosas siento apego una vez se han marchado. No lloro por las pérdidas (o casi nunca), pienso en lo que fue y trato de dejarlo (con poco éxito) en mi momoria. (Añado aquí también que si nunca he sido rencorosa es porque cuando perdono, olvido. Y literalmente. ¿Cómo voy a enfadarme si no recuerdo que me hiciste? Si lo olvidé es porque no tenía importancia. Mejor dejarlo pasar y hacer como si nada. Todos tenemos derecho a tantas oportunidades como el corazón del ofendido lo permita. Ese es el único límite.).
Y recordando el 2008 me viene el recuerdo del adiós al que fue mi mitad durante más de año y medio, me viene el recuerdo de la ausencia de mi abuela (sigues doliendo), del verano, de aquel septiembre (sí, aquella semana como olvidarla), del principio de curso, del cambio de carrera, las horas muertas, las grandes comidas, el robo, aquel mes tan malo…
Y ya no quiero recordar más. ¿Para qué?
Solo quiero esperar que el año 2009 sea mucho mejor que este año.
Año nuevo, ¿vida nueva?

Suerte a todos en este año que está a punto de empezar.
Suerte, mucha suerte.

Anuncios

Read Full Post »

Happy New Year (2)

Declaración de intenciones 2009

-Ser yo misma.
-Pensar antes de actuar.
-No dejarme llevar.
-Beber poco/lo justo y necesario.
-Dejar a un lado los asuntos de cama.
-Dejar que las cosas surgan, no provocar situaciones.

-Dejarme llevar un poco pero solo por aquello que merezca la pena.
-Estudiar mucho/bastante. Más de lo que hecho pero lo justo.
-No dejar de soñar.

-Luchar por lo que quiero.
-Hacer frente a lo que venga sin miedo.
-No tener prisa por encontrar lo que estoy buscando desde hace algún tiempo.
-Saber esperar/ser paciente.
-No dejar escapar oportunidades.
-Seguir escribiendo. Aunque sea malo, aunque no valga la pena, aunque haya poco tiempo.
-Seguir leyendo.

-Seguir teniendo a mi derecha a los que se que estaréis siempre [LVs (VP, D, P) y no tal LVs (C), C (mi BV, con amor), JM, JP y M (por las veces cuando os pierdo y cuando os gano), P, F e I (por todo lo que estáis siendo) y a M (mi prima/hermana mayor y mi modelo a seguir aunque no lo sepa], y a mi izquierda las que llegasteis hace poco pero sin las que yo no sería ni la mitad de lo que soy ahora [A (M, A, C y C)].
-Darle la importancia que se merece a estar viva.

Read Full Post »

Crisis? What Crisis?

A punto de finalizar un año marcado por una crisis que ha afectado en mayor o menor medida a todos, Supersol, que cerraba las puertas de todos sus establecimientos en Badajoz, puso todos sus productos al 50%.
Y claro, crisis y 50% es una combinación explosiva. Como explosiva era la cola del Supersol de la calle de mi tia el Miércoles por la mañana. O eso me contaron, porque yo fui a ese mismo Supersol el Viernes 26 de Diciembre (si no recuerdo mal). Mi tia nos había comentado ese mismo viernes el furor que había causado en la calle el cierre de Supersol, y mi padre, que es el que siempre hace la compra en mi casa, decidió que no perdía nada por asomarse a ver. Yo, que estaba por allí, le acompañé, y una vez dentro no pude parar de reírme, mientras llenaba una cesta con todo lo que veía por los estantes.
Ni en las rebajas había visto yo semejante panorama. Como ya llevaban dos días abriendo, el Supersol, en palabras de mi padre, parecía “un cuartel robao”. Pero literalmente. Los estantes estaban casi vacíos y los clientes que andaban por allí corrían de un lado a otro cogiendo todo lo que pillaban. Pero sin mirar precios ni nada. Todo. Los estantes vacíos, los trabajadores embalando, guardando, limpiando… Y mi padre y yo cogiendo cosillas que, otra vez en palabras de mi padre, “siempre compramos y si está a mitad de precio mejor”. Pero es que apenas quedaba nada. Conseguimos juntar muchas tabletas de chocolate (para mi hermano y para mí), bolsitas de nueces y Smint (que le flipan a mi padre), hojas de laurel, algunas legumbres, incluso unos spaguettis tex-mex “por probar”.
Yo viendo a la gente correr no podía parar de reir y mi padre, viendo lo bien que me lo pasaba, me dijo: “es que tu no te das cuenta de lo que significa que esté todo al 50%…”.
Y mientras, un hombre con 20 garrafas lo menos de 5 litros cada una de agua en un carro. Agua hasta el día de juicio final iba a tener ese hombre. Lo mismo que una mujer de unos 50 años que había arramplado con toda la estantería de bebidas alcóholicas llevandose lo poco que quedaba: vinillo peleón, Smirnoff Orange y Lemon, y otras bebidas del mismo caché.
Cuando pasamos por caja, mi padre y yo nos quedamos mirando con cara de “menuda compra hemos hecho y más rara. Y riéndonos, salimos de allí.
No quiero ni pensar lo que tuvo que ser el mismo miércoles cuando las botellas de alcohol, la leche, el aceite ¡y todo! estaban a la mitad… Tuvo que ser alucinante.
Aunque para alucinadas las cajeras viendo el panorama de consumo compulsivo, mientras ellas tenían caras largas como consecuencia de los productos a mitad de precio: después de que desvalijasen todo, las cajeras se irían a la puta calle.

Y dejando ese panorama atrás, me quedé pensando en el título de uno de los álbumes de Supertramp que anda por mi casa: “Crisis? What crisis?”.

Read Full Post »

Ya una vez escribí parte de este poema. Llevo muchísimo tiempo con él en la cabeza, a veces me sorprendo recitando partes… Y quería ponerlo entero.
Además, lo aprovecho de recordatorio para que cuando llegue a Madrid, lo ponga en mi armario.
Dice muchas cosas que para mí son importantes y me siento muy identificada.

HABITACIONES SEPARADAS

Está solo. Para seguir camino
se muestra despegado de las cosas
.
No lleva provisiones.

Cuando pasan los días
y al final de la tarde piensa en lo sucedido,
tan sólo le conmueve
ese acierto imprevisto
del que pudo vivir la propia vida
en el seguro azar de su conciencia,
así, naturalmente, sin deudas ni banderas.

Una vez dijo amor.
Se poblaron sus labios de ceniza.

Dijo también mañana
con los ojos negados al presente
y sólo tuvo sombras que apretar en la mano,
fantasmas como saldo,
un camino de nubes.

Soledad, libertad,
dos palabras que suelen apoyarse
en los hombros heridos del viajero.

De todo se hace cargo, de nada se convence.
Sus huellas tienen hoy la quemadura
de los sueños vacíos.

No quiere renunciar. Para seguir camino
acepta que la vida se refugie
en una habitación que no es la suya.

La luz se queda siempre detrás de una ventana.
Al otro lado de la puerta
suele escuchar los pasos de la noche.

Sabe que le resulta necesario
aprender a vivir en otra edad,
en otro amor,
en otro tiempo.

Tiempo de habitaciones separadas.

Luis García Montero.


Read Full Post »

Happy New Year (1)

Para el año nuevo tengo un montón de propósitos buenos (y no tan buenos).
Y hasta que llegue el día 31 sigo pensando…

Read Full Post »

Nochebuena

A punto de marcharme a unos 20km para celebrar Nochebuena, me estaba preguntando el significado de esta noche, que de buena tiene poco para aquellos que han perdido algo, o han perdido a alguien. A todo el mundo le pasa. Todos perdemos muchas veces en nuestra vida. Perdemos cosas, perdemos personas. La vida es ganar y perder, y de repente siento que la Nochebuena es demostrar que pese a las pérdidas, ganamos. Seguimos ganando con cada día que pasa.
Duele recordar en estas fechas aquellas otras Nochebuenas en las que estaban los que faltan en estas, pero merece la pena también recordarlos.
Hoy me sorprendía acordándome de mi abuela y tratando por todos los medios de quitar ese pensamiento de mi cabeza. Es lo que llevo haciendo en los últimos meses. Quito el recuerdo enseguida porque no quiero que me duela, no quiero recordar…
Y sin embargo hoy dije: “Por qué no”. Y me permití recordarla como otras veces no me había permitido.
Es Nochebuena. Si no la recuerdo hoy, ¿cuándo? Y dolió, pero menos.
La Nochebuena duele. Duele. Sabe a pérdidas, a fracasos.
Pero también sabe a recuerdos, a historias familiares. Sabe a victoria. Sabe a todo aquello que ganamos.
Pero sobretodo sabe a la alegría de estar vivos un día más.
De seguir venciendo en este mundo de pérdidas y derrotas.
Y ya no es sólo de seguir ganando y perdiendo, sino de luchar. De saber seguir en el campo de batalla día tras día.

Este día es para todos: para los que perdemos y aún así ganamos, para los que luchamos y para los que nunca dejaremos de hacerlo.
Pero sobretodo, para todos nosotros porque seguimos estando vivos.

Read Full Post »

Aprender de lo vivido

He pensado durante muchos meses que si me planteasen la posiblidad de volver atrás, no sabía hasta que día, hasta que momento.
Pero a día de hoy si existiese oportunidad de volver atrás, no lo dudaría ni un segundo. Ya se a que día volvería atrás:
3 de Noviembre de 2007.
Me he dado cuenta de muchas cosas.

Entre ellas, que todo es efímero.

Aprendí también que las oportunidades son para los que se las merecen y que hay que saber aprovecharlas.

Aprendí que el amor no es una excusa. Que el amor no es más que otra cosa cotidiana de la vida y que no se le puede dar una posición privilegiada que nadie soporta. No se puede dejar una vida entera en manos de cuatro letras que no sirven para nada. No se puede tentar a la suerte jugando con cuantro letras. No se puede.

Aprendí que la seguridad de los días ciertos es mejor que trescientas oportunidades escondidas a lo largo de tu futuro.
Que de nada sirve el futuro si nada bueno te trae, si deja que todo se escape.

Aprendí a no darle demasiada importancia a las cosas. A pasar de todo. A dejar de llorar. O mejor dicho: a llorar solo por aquello que merezca la pena.
A no dejar mi corazón en manos de cualquiera. Es más: a ni siquiera usarlo. Lleva inactivo bastante tiempo y no pienso darle oportunidad de aparecer. No lo necesito.

Aprendí a no dejarme llevar, a no convencer, a no creer todo lo que veo, todo lo que siento, todo lo que sienten. A no dejarme influir.

Y aprendí a vivir sola. A levantarme sola, vivir sola, acostarme sola. Sin nadie detrás dispuesto a aguantar cada caida. Yo sola. A dejar de necesitar de los demás para sobrevivir.

A levantarme con humor, con fuerzas. A acostarme con la idea de que mañana podrá siempre ser mejor.

Pero sobretodo, me di cuenta de que lo daría todo ahora por volver a aquel día. Se que no se puede, se que es pasado y que ha pasado más de un año ya. Pero sin embargo, volvería a aquel día. Sólo por ver que hubiese pasado si aquello nunca hubiese sucedido

Pero el pasado es pasado y ya solo queda pelear en el presente por el futuro incierto.

[Siento que no soy ni la sombra de lo que era y me da miedo]

Read Full Post »

Older Posts »