Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1 febrero 2008

Caminando

Cuando estoy nerviosa, sin tiempo y sin estrés, los pocos minutos que tengo libres, son una fuente enorme de palabras sueltas que trato de ordenar para que tengan sentido.

Últimamente pienso demasiado, doy demasiado vueltas sobre todo y sobre mí misma y trato de encontrarme donde puedo.
Es curiosa la sensación de necesitar hablar, gritar, expresarse, sentirse liberado.

Van a venir cambios duros, plagados de malos momentos y de ilusiones, pero me muero de ganas por empezar ese tiempo.

Mientras tanto, camino con miedo. Y esto es lo que sale cuando sientes que necesitas expresar lo que sientes:

“Hay millones de motivos por los que las palabras no terminan de salir de nuestros labios. Puede ser la verguenza,las malas sensaciones, saber que no “se puede” decir aunque te mueres de ganas, por no cagarla”más” por elquedirándesiempre.
Pero hay una que es la peor de todas.
El miedo.
Cuando una personas se queda callada cuando tenía que decir algo es por que tiene miedo. Tiene miedo de como sonarán las palabras una vez pronunciadas y las consecuencias de las mismas.
Porque interiormente está midiendo cada palabra, cada gesto del otro.
Y está barajando posibilidades que no sean decir lo que realmente piensa.
Porque tiene miedo. ¿Miedo a qué?
Ni siquiera hace falta decir la cantidad de cosas a las que las personas tenemos miedo porque es inmenso el mundo del miedo.
Miedo a todo, a la nada, a todo lo que va a pasar después.
Miedo a querer, a ser querido, o no serlo, a ser olvidado, a ser recordado, a ser despreciado, apreciado, comprendido, incomprendido.
Tenemos miedo en cada paso que damos. Dejamos que el miedo nos de vueltas como si fuerámos solamente peonzas.
Y poco a poco nos dejamos vencer.
Nos dejamos vencer cuando callamos en vez de decir lo que pensamos, en vez de hacer lo que realmente queremos en vez de lo que “debemos” (siempre que sea posible).
Dejamos que nos coma y nos venza, y nos sigue dando igual. ¿Por qué? Porque es fácil decir que no lo intentaste creyendo que era mejor estarse parado y porque no molesta quedarse con la sensación de “¿y si?”. Y porque en el fondo, casi todo el mundo es cobarde. Muy cobarde.
Porque si dejamos de sentir por miedo, ¿qué sentido tiene?
Tenemos que sentir, actuar, caer, volvernos a levantar.
Quien no arriesga no gana. Quién no ha pensado eso justo antes de callarse, de parar, de no seguir con la intención inicial que era la que estaba impulsada por el corazón. Quién no.
Cada vez que se frena, la vida no se mueve por sentimientos, se mueve por miedo.
Y eso, por no decir otros calificativos, es realmente triste. ”

[Dedicado a MB, porque ella más que nadie sabe lo que es esperar a que los demás arriesguen por tí.
Y a las demás por todas aquellas veces en las que hemos querido arriesgar y ni siquiera nos han dejado.
Para vosotras chicas,para que sigáis moviendo el mundo.]

P.D.: “De momento…la vida pasa de momento…”

P.D.2: JM, no dejo de pensar en ti.

Anuncios

Read Full Post »