Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5 julio 2007

Cerrando círculos

Llevo desde el día de mi graduación dándole vueltas a algo que dijeron en ésta.
Se nos dijo que es un símbolo de madurez saber cuando debemos cerrar círculos.
Y le he dado vueltas, sobretodo este año en el que los cambios vienen por sí solos y que son muy importantes.
Pensaba hablar de lo que yo considero que es cerrar círculos, pero he tenido una idea muchísimo mejor.
Prefiero dejar que Paulo Coelho lo explique.
Paulo Coelho me atrae desde que leo sus artículos de El Semanal XL. Admito que libros suyos no he leido aunque me los han recomendado y creo que uno puede acabar emparanoyado con su idea de El guerrero de la luz.

Como ya he dicho, le he dado vueltas a la idea de los círculos y hoy me he dado cuenta de que es una reflexión de este gran hombre.
Yo no sabía que fuera suyo y las he pensado a mi manera, pero al leer su texto he sentido reflejados mis pensamientos.

Os dejo con su texto acerca de los círculos:


“Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes laalegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste ya a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente…

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú… Suelta el resentimiento. El prender “tu televisor personal” para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte lentalmente, envenenarte y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!”

Read Full Post »

Lectura y cultura

Cuando era pequeña la lectura me atrajo de inmediato. Aprendí a leer con 4 años y desde entonces leo todo lo que pasa por mis manos.
Es cierto que he tenido que ir apartando cada vez más la lectura. Podría decir miles de excusas, pero en realidad uno no lee, no por falta de tiempo, sino porque no quiere.
Me llama la atención la forma en la que el Ministerio de Educación y Ciencia trata de fomentar la lectura. El último anuncio que vi referido a este mismo tema fue uno cuyo eslogan era: “Si tú lees, ellos leen.”
Traté de razonar si el hecho de que una persona lea, influye sobre sus hijos, y al final me di cuenta de que no.
En mi caso al menos, empecé a leer porque los primeros libros que cogí me fascinaron y quise leer más. Mis padres no han sido nunca lectores voraces del mismo modo que yo lo he sido, y por ello yo no he dejado de serlo.
Me llama la atención el ansia que tiene el Ministerio, personal docente, padres, tíos y demás personas en cuanto a que los niños lean.
Dicen que leer da mucha cultura (que debe ser cierto) y que leer ayuda a los niños a la hora de enfrentarse a los estudios (por la costumbre de tener un libro delante y demás).
En este punto estoy bastante de acuerdo porque son cosas que yo al menos he podido comprobar en un grado mucho menor por supuesto. Es decir, he visto descender mis faltas de ortografía y leyendo he aprendido cosas que quizás de otra manera no habría aprendido o habría aprendido más lentamente o de forma diferente.

Del mismo modo, hay cosas con las que no estoy del todo de acuerdo.
La lectura es algo que se coje por vocación y no por obligación. Es decir, si obligas a alguien a leer, vale, leerá, pero lo hará desganado, queriendo que pase y rara vez le entrará el gusanillo de la lectura.
Los libros que nos mandan en el colegio es el claro ejemplo de ésto.
Si a un niño le gusta leer, tranquilo que leerá sin que nadie se lo mande.
Vale, ahora es la pregunta de: “¿Y si a mi niño no le gusta leer?“.
Si a su niño no le gusta leer, o le obliga a que lea mínimo media hora todos los días hasta que la odie, o le compra la Play.
Es que en realidad la solución no es tan fácil.
La campaña que anteriormente he citado, trataba de educar a los padres, para que éstos educaran a sus hijos, o dicho de otro modo, enseñaba a los padres cómo educar a sus hijos.
Ya de principio me parece un error. Es decir, un padre no va a tolerar que se le intente educar, sobretodo por los millones de veces que se oyen frases del tipo “nadie me tiene que decir cómo educar a mi hijo” o “sabré yo cómo educar a mi hijo“.
Por otra parte, las personas adultas no pueden presumir de leer de una forma voraz.

¿Qué hacemos? Obligamos a los padres a leer y que éstos obliguen a sus hijos. Tendremos la sociedad más culta y más enfrentada de toda la Unión Europea.
Que ni lean los padres, ni los hijos, ni el Ministerio mismo y que cada uno emplee la cultura que tenga en lo que estime conveniente. Hay gente muy culta que no lee simplemente porque no le gusta o porque consideran que la cultura también puede obtenerse por otros lados.
O bien, tratamos de intentar que lean los hijos, que si leen bien y si no pues nada, nos olvidamos de la lectura de los padres y que el Ministerior de Educación se dedique a mejorar el sistema educativo español, que buena falta le hace.

El problema de la lectura en España no es tan fácil.
Pero lo mejor es que a nadie parece importarle mucho. Es decir, el Ministerio cumplió con su campaña de “Plan de fomento de la lectura” (que me gustaría saber lo que la han fomentado) y con su eslogan.

Y si ellos no le han dado más importancia , tampoco se la daré yo, que el Ministerio es el Ministerio y yo una simple ciudadana de a pie.

Read Full Post »

Ni es mi deber ni mucho menos mi obligación dar razones por las que empiezo este blog, pero por qué no darlas, si me parece oportuno. Sobretodo teniendo en cuenta mi paso por otros blogs (bueno, blog no es la palabra correcta) tiempo atrás.

Lo primero de todo decir, que empecé como usuario de Livejournal, un lugar que me encantaba y me encanta, donde posteaba con regularidad y con el que pasé mucho tiempo.
Te permitía subir fotografías para adornar tus posts y tenías amplitud de movimientos a la hora de editar el aspecto físico y tal.
Hace dos años que ando metida en Fotolog, con dos cuentas diferentes desde entonces, a pesar de que siempre me ha parecido mucho peor que Livejournal. Sobretodo últimamente, ya que todo el mundo considera necesario tener una cuenta en Fotolog. Y cuando digo todo el mundo, digo todo el mundo. El número de usuarios ha debido de crecer a un ritmo sorprendente.
 Se trata de un lugar en el que uno postea con una foto SUYA al día y la comenta (dónde se tomó, cámara empleada, comentarios al respecto). Creo que esa era la intención principal de Fotolog.
Cualquiera que se pasee por diferentes páginas de Fotolog, se dará en cuenta enseguida que ha perdido su intención inicial (si es que alguna vez alguna página la tuvo).
No me gusta realmente por el hecho de que sea tan pública y que apenas puedas establecer filtros.
Del mismo modo tampoco me gusta el límite de comentarios (aunque yo nunca lo lleno, dicho sea de paso) y que solamente puedes publicar una foto al día (excepto si eres Gold Camera).
Además, tienes tiempo (10 min.) para poder editar tu texto.
Mucha gente sube fotos que ni siquiera son suyas y para las que recurren a Google (por citar un ejemplo). Prácticamente la gente sube fotos de ellos mismos o bien fotos con gente, para luego poner un texto que habla de cualquier cosa excepto de la foto. Ni mención tienen los mismos comentarios en sí.

Da la sensación de que mi Fotolog es el más perfecto de todos los existentes. Nada más lejos de la realidad. Subo fotografías mías y según el día subo canciones, acontecimientos o algo similar. No es para nada un Fotolog ejemplar.

Últimamente además, han cambiado el estilo general de los flogs, que me parece espantoso y además no permiten comentarios de gente no registrada, por lo que “obligan” a la gente que no quiere a registrarse para poder comentar.
He aquí bastantes motivos por los que no me gusta Fotolog, que por lo que estoy viendo son muchas cosas.

 Me parecía apropiado decir los motivos sobretodo por aquellos que me conocen y que dirán: ¿¿Otroo??.
Pues bien, quiero hacer de esto algo diferente a lo que he hecho anteriormente y espero conseguirlo.

En cuanto al tema del blog, dependerá de mi inspiración, por lo que podríamos considerar el tema del blog como Inspiraciones o algo así.

 En cuanto a mis esperanzas de público, la verdad es que no son demasiado altas, teniendo en cuenta que no veo un sentido de comunidad como se daba en Livejournal y Fotolog y sobretodo por el hecho de que hay miles de blogs que son mejores que el mío.

Dicho todo esto, comienzo esto y lo que sea, será.

Read Full Post »